Instagram
WhatsApp

Protegiendo tu Hogar y Tu Familia: Estrategias de Seguridad

La seguridad depende de nosotros como ciudadanos.

Vivimos épocas complicadas con respecto a la seguridad ciudadana, mucho se debe al incremento de narcotráfico y rivalidad entre pandillas (lucha por territorios) y también por la ejecución de personas por falta de pagos. No podemos dejar de lado que el aumento en el porcentaje de la pobreza es un factor que ha sumado la taza de delincuencia. Esto nos coloca en medio de un mundo criminal sin misericordia y en crecimiento.

Por otro lado, el delincuente común está cada vez más cerca de nosotros o ya en medio de nuestras actividades cotidianas. Esto representa un riesgo constante de ser víctimas de; asaltos, robos, secuestros, estafas, violaciones, crímenes, bajonazos, paseos millonarios entre otros.

El delincuente opera de varias maneras;

  1. Por descuido:
    • Cuando ellos simplemente se desplazan desde el lugar donde viven hacia otro punto, van vigilando nuestros movimientos y comportamientos para aprovechar cualquier descuido y atacar. Esto es muy común porque por lo general somos confiados y creemos que no corremos peligro.
    • Nuestros descuidos pueden ser muchos, por ejemplo, cuando nos desplazamos a pie, hablamos por teléfono sin pensar que en un instante lo podemos perder, además, no cuidamos donde y como portamos nuestra billetera, cartera, maletín etc.
    • En el vehículo no tenemos cuidado al manejar y muchas veces lo hacemos con ventanas abiertas y artículos de valor al alcance de los delincuentes que aprovechan puntos de parada para actuar.
    • Donde parqueamos el vehículo y si realmente nos aseguramos que el mismo quede cerrado correctamente son parte de los descuidos normales, además, muchas veces dejamos artículos de valor y hasta dinero pensando que es una vuelta pequeña o que lo dejamos en un parqueo.
    • En nuestra casa, no somos descuidados cuando vivimos en condominio, porque dejamos ventanas y puertas sin seguro o cosas al alcance de cualquiera.
    • Cuando vivimos en barrios abiertos se nos olvida que nuestra casa puede estar en la ruta cotidiana de los delincuentes y esto representa un riesgo que aumenta dependiendo que nuestra inversión en seguridad.
  2. Por zonas de actividad:

Los delincuentes también seleccionan zonas para realizar sus actividades delictivas, esto quiere decir que pueden de pronto seleccionar lugares donde realizamos algún tipo de actividad o simplemente vivimos ahí. Estas actividades son dinámicas porque ellos se mueven rápido de un lugar a otro para evitar encuentros con la policía.

  1. Por planeamiento:

Este tipo de acto delictivo es menos común, pero es el más peligroso porque ya existe un objetivo. En este caso, los delincuentes son más agresivos ya que tienen una misión que deben cumplir como sea. En estos casos, la experiencia es muy traumática y en casos altamente peligrosa. Las recomendaciones serán siempre no mirar a los ojos a los delincuentes, bajar la vista, poner atención en lo que piden y hacer caso en todo, de esta manera, el riesgo de agresión será menor y el mal momento pasará más rápido.

¿Pero, podemos evitar estos riesgos?, posiblemente no del todo, pero, si podemos el máximo posible aplicando sentido común y actuando responsablemente. Nuestra responsabilidad como ciudadanos se puede resumir en los siguientes puntos:

  1. Mi entorno:

¿Dónde vivo?, ¿hay barrios complicados cercanos a mi casa?, queda mi casa en ruta de posibles delincuentes?

  1. Presupuesto para seguridad:

De acuerdo a donde vivo, ¿He realizado un análisis de seguridad?, ¿considero que debería invertir en seguridad?, le doy importancia al tema?

Depende del lugar donde vivimos y de nuestro entorno debemos analizar si es necesario incorporar algún sistema que eleve el porcentaje de seguridad. Este tipo de inversión siempre es positivo porque nos puede ayudar en algún momento.

  1. Hábitos de seguridad:

Por lo general somos confiados y no pensamos en los peligros que podemos enfrentar por nuestro descuido. Es importante crear ciertos hábitos de seguridad como.

  • Mantener bajo perfil en lugares públicos y redes sociales.
  • Tener precaución cuando salimos y regresamos a casa, especialmente en la noche. Esto quiere decir que antes de abrir la puerta o portón, debemos estar seguros que nos están vigilándonos.
  • Siempre mantener nuestra casa asegurada, aunque vivamos en un residencial cerrado.
  • Si vivimos en un residencial abierto, es necesario colocar alarma y cámaras, varias de ellas visibles desde la calle, esto será un recurso disuasivo.
  • Coloque sistemas para encendido automático de ciertas luces externas que funcionen siempre sin importar si están en casa o no, así no existirá diferencia para quien pueda vigilarlos.
  • Si la calle sobre la que usted vive es de alto tránsito de vehículos y personas, trate de no mostrar muchos desde las ventanas de la casa como artículos de valor (pantallas, bicicletas, artículos costosos etc.).
  • El garaje debería tener un portón completamente cerrado para evitar que vigilen sus movimientos o si están los vehículos.
  • Si contrata servicios externos como limpieza, jardinería etc., trate de no entregar llaves, invierta en una cerradura inteligente para que pueda dar permiso de entrada, aunque no se encuentre en casa, así no correrá riesgo que alguien copie las llaves.
  • Si instala cerca eléctrica, alarma o cámaras, pruebe periódicamente el sistema y asegúrese que funcione al 100%.
  • De ser posible, coloque un UPS al sistema de alarma para asegurar su funcionamiento, aunque sufre de un corte de corriente, el mismo puede ser fortuito, programado o planeado.
  1. Fuera de casa:

Cuando nos movemos en vehículo propio, taxi, Uber, bus, tren, caminando etc., siempre corremos riesgos, por eso debemos aplicar nuestra malicia y, sobre todo, desconfianza. Cualquiera puede querer nuestro teléfono, billetera, cartera, vehículo etc., por eso siempre debemos estar vigilantes y determinar comportamientos sospechosos o diferentes. En un bar, no se pueden aceptar bebidas de extraños y solicitar le sirvan en la mesa incluyendo la apertura de las botellas, tratar de estar siempre en grupos.

  1. De viaje:

Igual debemos cuidarnos cuando viajamos acá o fuera del país. Un vehículo en mal estado o sin revisar puede fallar en carretera y exponernos a posibles asaltos, igual debemos cuidar mucho nuestro equipaje, tratar de usar siempre la caja de seguridad en habitaciones de hoteles y preguntar sobre la inseguridad cuando estamos en un lugar que no conocemos. Portar la menor cantidad de efectivo y objetos de valor.

  1. Mi familia:

Es lo más importante, por eso adoptar una actitud de seguridad será como comprar tranquilidad para todos, medite siempre porque es importante invertir tiempo y dinero en seguridad.

 

La seguridad desempeña un papel fundamental en nuestra vida cotidiana y a lo largo de este texto, hemos explorado su relevancia en múltiples contextos, que van desde la seguridad personal y en línea hasta la seguridad en el ámbito laboral. Además, hemos evidenciado que la inversión en medidas de seguridad no solo resguarda a individuos y activos, sino que también fomenta el bienestar y el progreso de la sociedad en conjunto.

Menú